Entendiendo el Estatuto, parte 3

by

*Corrección: el post publicado el día de ayer correspondía al número 2 de esta saga.

Como funcionará la Asamblea

En octubre se instalará la Asamblea Constituyente. Veamos cómo funcionará ese día, al menos según su Estatuto.

¿Cuánto durará la Asamblea?

6 meses, pero puede alargarse 2 meses más si ella así lo decide.

¿Quién dirige la primera sesión de la Constituyente?

El Asambleísta nacional más votado. El segundo en votación hará de vicepresidente de la primera sesión y el tercero será secretario.

¿Cómo elegirán al presidente de la Asamblea? 

Los tres más votados organizan la elección de la Comisión Directiva. Esta comisión está integrada por:

  • Un Presidente,
  • Dos vicepresidentes,
  • Dos vocales y
  • Un secretario.

Primero se llevará a cabo la elección de Presidente de la Asamblea. Pueden ser candidatos todos los asambleístas, sin importar si son nacionales, provinciales o representantes de migrantes. El más votado (mayoría absoluta) es designado Presidente.

Luego se continúa con la elección de Vicepresidente. Asimismo cualquiera se candidatiza y el que tenga más votos será el Primer Vicepresidente. El segundo más votado será, evidentemente, el Segundo Vicepresidente.

De ahí, se vota por Vocal. De todos los candidatos, los dos más votados pasan a ser vocales.

¿Cómo funcionará la Asamblea? ¿Habrá comisiones, asesores y todo eso que es normal en un Congreso?

No sé. La Asamblea sabrá cómo se organiza, pero tiene 7 días para aprobar su Reglamento Interno de Funcionamiento.

De la experiencia (Asamblea de 1998), se puede deducir que sí habrá asesores, que habrá comisiones (por ejemplo, de redacción de derechos, de redacción de instituciones de control, de redacción de relación entre funciones del Estado, de redacción de procesos y requisitos para elecciónes, etc.). Pero, en todo caso, nada está dicho hasta que la Asamblea no emita su Reglamento.

Si pasan los 7 días de plazo y no hay Reglamento, no pasa nada: toca seguir esperando a que haya reglamento algún día. Como les pasó en Bolivia.

A ver, usted dijo Bolivia y ya me asusté. ¿Vamos a pasar medio año viendo a los asambleístas discutir sin aprobar nada? ¿Y hasta mientras?

Tranquilo/a, no se asuste. El proceso boliviano es muy complejo y no lo he estudiado mucho, pero sus problemas se pueden sintetizar así:

  • Allá se necesita una mayoría de 2/3 para aprobar los cambios a la Constitución
  • La Consulta que aprobó la instalación de la Asamblea no obtuvo un SI tan abrumador como en Ecuador. Esto refleja que la voluntad de redactar un nuevo pacto social no era de TODA la sociedad boliviana: hay grupos que no querían cambiar de Constitución y están haciendo el juego a la demora para que no se haga nada.
  • Los pueblos viven procesos distintos. La idea de la nueva constitución boliviana es una respuesta a un proceso social boliviano que nada tiene que ver con los procesos de Venezuela y Ecuador. Al ser reciente el proyecto de nueva constitución, no ha calado tanto en la sociedad boliviana. Apenas se lo viene escuchando desde 2003, en que las protestas de los cocaleros liderados por Morales pusieron fin al (segundo) gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada.
  • Evo no es tan popular como Rafael.

Existe fuertes razones para pensar que el proceso ecuatoriano no vivirá tantos tropiezos:

  • En nuestro caso, para aprobar una reforma basta la mitad más uno de los asambleístas.
  •  Ningún grupo político quiere ir a la Asamblea a bloquear su trabajo. Todos quieren hacer una nueva constitución, aunque difieren en cómo quieren que salga el guagua.
  • El proceso ecuatoriano se viene gestando desde hace mucho tiempo atrás. En 1997, con la expulsión de Abdalá Bucaram del poder, se luchó por una Asamblea Constituyente que incluya a TODOS los ecuatorianos en el juego político y no sólo a la partidocracia. De hecho, la Consulta Popular de Fabián Alarcón preguntaba si debían integrar la Asamblea ciudadanos elegidos de movimientos sociales, para evitar la trampa de las elecciones amañadas por la partidocracia. En 1998, los grupos tradicionales hicieron un texto a su imagen y semejanza y eso provocó que la nueva Constitución se desgaste muy rápido. Con la crisis bancaria, perdió legitimidad la Constitución que permitía los préstamos de solvencia y liquidez a los bancos y así llegamos al 21 de enero de 2000, cuando se habló de una Constituyente inclusiva. Como el líder de la revuelta se transformó en el gobierno y abrujó sus ofertas de reforma radical, fue necesario esperar al 2005 para que un nuevo presidente busque formas de destrabar el juego político atrapado por las mafias de siempre. La poca personalidad de Palacio terminó por afianzar el poder de las mafias y así llegamos a este punto. O sea que nuestra Constituyente nada tiene que ver con experiencias extranjeras ni responde a libretos caribeños.
  • Suponiendo que Acuerdo País no logre mayoría absoluta, no le será difícil armar mayoría con grupos minoritarios afines (Pachakutik, RED, MPD, PRE y ciertos independientes que lleguen).

En definitiva, no hay que preocuparse porque no vayan a trabajar. Lo que hay que estar atento es a cómo trabajan y para quién lo hacen.

Eso mismo iba a preguntar, ¿Qué pasa si un asambleísta comete algún pecado político?

La Asamblea lo destituye. Se pierde la calidad de asambleísta por incurrir en alguna de las prohibiciones de la Constitución:

  • Quienes, dentro de juicio penal por delitos sancionados con reclusión, hayan sido condenados o llamados a la etapa plenaria, salvo que en este segundo caso se haya dictado sentencia absolutoria.
  • Los funcionarios públicos de libre nombramiento y remoción, y los de período fijo, a menos que hayan renunciado con anterioridad a la fecha de la inscripción de su candidatura.
  • Los demás servidores públicos podrán ser candidatos y gozarán de licencia sin sueldo desde la fecha de inscripción de sus candidaturas; y de ser elegidos, mientras ejerzan sus funciones.
  • Los docentes universitarios no requerirán de licencia para ser candidatos y ejercer la dignidad.
  • Los magistrados y jueces de la Función Judicial, a no ser que hayan renunciado a sus funciones seis meses antes de la fecha de inscripción de la respectiva candidatura.
  • Los que hayan ejercido autoridad ejecutiva en gobiernos de facto.
  • Los miembros de la fuerza pública en servicio activo.
  • Los que tengan contrato con el Estado, como personas naturales o como representantes o apoderados de personas jurídicas, nacionales o extranjeras, siempre que el contrato haya sido celebrado para la ejecución de obras públicas, prestación de servicios públicos o explotación de recursos naturales, mediante concesión, asociación o cualquier otra modalidad contractual.

Pero por ninguna otra razón. Eso significa que no se espera destituciones como la que le aplicaron a Ximena Bohorquez, ni como la que pasó Gloria Gallardo.

El mecanismo para una destitución debe ser reglado por el Reglamento Interno de Funcionamiento de la Asamblea Constituyente.

Si un asambleísta llega a ser destituido, le reemplazará el suplente. Si éste también falta, irá el siguiente candidato en orden de votación, así éste sea de otro partido.

4 comentarios to “Entendiendo el Estatuto, parte 3”

  1. Schiz Says:

    Eso de la mitad más uno es una de las razones por las que no estoy de acuerdo con ese estatuto: es una mayoría que gana raspando. Me parece forzado y tramposo, puja los límites de la democracia (de ésa), raya en lo tiranoide.

  2. david8a Says:

    la mitad más uno es un requisito MINIMO para aprobar una norma. haber puesto el 2/3 como Bolivia hubiese significado establecer un poder grande para el 34% de la Asamblea. si ese porcentaje no quiere trabajar, no se hace nada, no más. Hay que aprender de errores ajenos.

    de regreso en ecuador, la asamblea de 1998 también tenía la regla de la mayoría absoluta pero en la práctica, casi todos los temas fueron aprobados por mayorías cercanas al 90% y en algunos artículos hubo unanimidad.

    claro que la asamblea anterior votó ciertos artículos clave con la mayoría absoluta, ahí si raspando. cuales? los que configuraban el modelo económico de derechas (el único artículo que no pasó sobre este modelo fue el de la libertad de escoger la seguridad social).

    esa elección del modelo económico fue forzada y tramposa, como creo que lo será la elección del modelo siguiente, pues el socialismo “del siglo XXI” no logrará más adhesión ahora que el “neoliberalismo” obtuvo en 1998.

    por eso creo que sería mejor que la Constitución no configure el modelo económico o, al menos, tenga una redacción tan vaga que pueda prestarse para el modelo del gobierno actual y para el futuro gobierno de derechas (que algún rato habrá de ganar).

    una Constitución detallada obliga a cambiarla (o a violarla) cuando la situación política cambia.

  3. Schiz Says:

    Si el escogimiento del anterior modelo económico (que si nos vamos por esos términos, no sé qué mismo será, pero NO ES neoliberalismo, eso es un absurdo) los consideras forzado y tramposo por ser aprobada por la mayoría mínima de las dos terceras partes, entonces la elección de la actual lo va a ser aun más porque requiere de una mayoría más flaca. Lo del “poder del XX%” es un porcentaje sesgado y manoseable en cualquier caso si quisiera hacer uso de retóricas a favor de la una o de la otra (también podría decir que lo de la mitad más uno le da un poder fálico y Pokemonioso a un sólo asambleista). Si la asamblea, hablando idealmente, va a ser conformada “por los mejores hombres que representen al pueblo”, por coherencia democrática debería requerir una mayoría más grave para la aprobación de normas.

  4. david8a Says:

    tampoco considero al modelo de la Constitución 1998 como neoliberalismo, pero se ha puesto de moda ponerle ese membrete. por eso usé comillas.

    creo que no me expliqué bien, pero la Asamblea del 98 exigía, como requisito mínimo, mayoría absoluta para aprobar artículos. La Asamblea del 07 tenderá el mismo requisito mínimo.

    en efecto, ni la adopción del modelo económico del 98 alcanzó 2/3 ni la adopción del próximo modelo económico tampoco alcanzará los 2/3. en esta oportunidad (como en la vez pasada) ese tipo de temas serán aprobados por una mayoría flaca y poco representativa.

    Cuando eso ocurre no podemos decir que se trata de un pacto social, sino de una aprobación vía mayoría coyuntural. Eso volvió al modelo del 98 falso y tramposo, como volverá al modelo del 07 falso y tramposo.

    La única opción que yo encuentro para sacar un trabajo sincero de la Constituyente sería no hacer mención al modelo económico. Eso debe ir en determinadas leyes, en los presupuestos enviados por el gobierno de turno y, desde luego, en el plan de cada gobierno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: