Cruzada contra la mediocridad

by

A despecho de los que quieren que no escriba nada personal, les cuento que terminé la tesis y fui ayer en la noche a la Universidad Católica en Quito a presentarla.

No contaría este tema personal si no fuera por lo que encontré en el camino hacia mi facultad: patrulleros, decenas de policías, estudiantes coreando “patria, tierra sagrada…” y la limosina presidencial.

Me quedé en el grupo de gente esperando que salga Rafael Correa hacia su auto. Cuando el Presidente salió, los casi 30 estudiantes apostados a la puerta del Centro Cultural de la U corearon la canción. Las chicas le tomaban fotos con el celular, muchos le dieron un apretón de manos y otros le gritaban fascista.

Yo no tomé fotos, ni saludé ni insulté.

Le aconsejé (gritando, en medio de la bulla):

– No sea fosforito, señor Presidente!

– Contra la mediocridad, tenemos que ser implacables…

– (desesperanzado): Ahi sif, claro, dale correa…

Recuérdese que el mismo miércoles, en la mañana, le había dicho incompetente al Superintendente de Bancos.

El caso es que Correa es impermeable a las críticas. Me pregunto si aceptará disculparse cuando cometa un error, como pide a la prensa que se disculpe cuando comete errores.

La verdad es que hay que reconocer que estamos rodeados de mediocridad: solo para poner un ejemplo en la prensa, el domingo el diario Hoy anuncia que César Alarcón será candidato por los libertarios, cuando en realidad es del Movimiento Libertad, ideológicamente opuesto al grupo Libertario, pero con nombre parecido.

Veamos la televisión y escuchemos la radio para hallar más mediocridad.

Y en la vida diaria estamos rodeados de mediocridad. Ludovico se defrauda de su bosque encantado semana tras semana, yo me topo cada día con mucha gente que no hace bien su trabajo, el mensaje a García parece que hubiera sido libro prohibido en todas las escuelas del país…

Si, puedo reconocer todo eso, pero creo que si uno se amarga por el mar de mediocridad, terminará suicidándose. Bueno, pues Correa tanto critica y tan furioso se pone que ya cansa. Y hasta le puede hacer daño a su salud.

En el plano político, el gobierno parece dar una impresión de autoritarismo y eso afecta la posibilidad de lograr consensos con grupos ciudadanos que no tienen relación con las mafias. Correa ha decidido iniciar una cruzada contra la mediocridad, que como objetivo suena bonito, pero pierde en las formas. Es como impartir el evangelio a punta de lanza y conquistar Jerusalém a la fuerza.

Ya no se estila hacer eso, señor Presidente.

Si Correa aprendiera a ser más mesurado en lo que dice, no cayera en contradicciones. Ya dijo que quería meter preso a los restituidos y la fiscal, con tal de quedar bien, dio paso a la denuncia sin siquiera haber reconocimiento de firmas de los denunciantes mantelistas. Al Super de Bancos le manda al diablo en la mañana y ya en la tarde el funcionario, muy rastrero, le da la razón y posesiona a la amiga de Correa.

Como dice el dicho, uno es esclavo de lo que dice, y el Presidente está diciendo mucho, todos los días. Y ya le criticaron por eso Guillermo y Efecto Drago. Eso sí es serio.

8 comentarios to “Cruzada contra la mediocridad”

  1. Fátima Says:

    Correa se comporta a veces como un muchachito malcriado. Si no le dan su chupete, le da la pataleta y se va. Entonces, para que el niño no llore, le dan gusto en todo.

    El problema es que no hay quien le pare el carro. ¿Quién este país le está haciendo el contrapeso, de manera sensata, a Correa? Todos están con temerosos de quedar mal ante el país y parece que le tienen “miedo” a los berrinches de Rafael.

    Y no, el exCongreso no era un contrapeso serio. Además, los ex-rest-congresistas están solos en su lucha. Aquí nadie pelea por ellos.

  2. Andrés Chiriboga Says:

    No hay quien le pare el carro porque nos cogió fríos, pero para su mala suerte con cada actitud va demostrando como opera, y se está develando muy rápido.
    La partidocracia, la oposición o quien sea pronto se dará cuenta como trabaja y logrará organizarse mejor en su posición política. Eperemo que así se modere el presi.

  3. Schiz Cum Snake Says:

    >> el mensaje a García parece que hubiera sido libro prohibido en todas las escuelas del país…

    El ‘Mensaje a Garcia’, libraco favorito de los profesores y empleadores fascistoides y de socialistas frustrados. Sé obediente sin chistar y pon la lealtad a las instituciones sobre todas las cosas para ser alguien, porque el vagabundo miserable que recorre la pútrida esquina en busca de comida está así por desobediente (porque se lo merece, ergo es justo). Es un libro berreadísimo e incompatible con la idiosincracia demasiado poco espartana de la gente, y hasta los bodrios de Carlos Cuauhtémoc Sanchez son una alternativa menos mediocre.

    Que los estudiantes le coreen a un huevón como ése es una demostración de un culto al héroe hacia alguien que no es muy diferente a quienes se opone. Aquí creamos caudillos, y eso ya peca de mediocre.

  4. David Ochoa Says:

    reconozco que el mensaje a garcía tiene muy poco de crítico frente al establishment: se trata de cumplir con la asignación sin cuestionarla sí, pero el centro del texto aquel es “going the extra mile”: cuando estás en algún sitio y te dicen ‘mensaje a garcía’, significa q te muevas y hagas lo q tienes q hacer [y bien hecho (y con buena cara)], nunca he escuchado que te digan el titulo de esa obra para dar a entender “calla y no critiques al establishment”

    en cualquier caso, aquí el estudiante fiscal promedio (quiteño, al menos) se “rebela” contra el gobierno de turno, pero no hace ningún deber escolar con un mínimo de calidad… y luego se dedica al play station y a bailar reggaetón, demostrando que su rebelión no es contra el sistema, sino una costumbre.

  5. TresMagnolias Says:

    Bueno, y… pudiste entregar tu documento de la Tesis, o no? que, pues, eso es lo importante, no?

  6. Schiz Says:

    >> te digan el titulo de esa obra para dar a entender “calla y no critiques al establishment”

    Yo sí. Es el libro favorito de autoridades vagas, sectarias y reticentes a la crítica (la mayoría, la petrificación es una forma de manejar su stress). Porque si el empleado, alumno o sirviente se queja por algo (sin importar si es o no una queja legítima) la falla siempre recae sobre él, pues si no eres una máquina tenaz y implacable que haría las de Caín por tu jefe, institución, colegio o lo que sea, pues a la final el indisciplinado, vago, incapaz e inepto siempre vas a ser tú. He visto tácticas similares de maniqueísmo y disyuntiva binaria de responsabilidades en colegios, empresas, universidades, institutos religosos, y más. Lo de ‘Es una carta a Gracia’ es un gambito para lavarse las manos y chantarle toda el peso al subalterno.

    >> demostrando que su rebelión no es contra el sistema, sino una costumbre.

    Es muy cierto. Yo lo que veo es mucha novelería y una excesiva superficialidad. Yo odio a los tirapiedras y a los hippies aguados de izquierda, especialmente si son adultos, porque lo suyo no viene de una visión sesuda o de un análisis legítimo de la situación, ni de un deseo de mejoramiento, sino de acomplejamientos rabiosos y de necesidades de autopromoción personal. Son los futuros demagogos y canallas de la patria.

  7. david8a Says:

    TRES MAGNOLIAS:
    si, pude entregar el dichoso documento pero tengo que esperar al miércoles para saber una respuesta, es q la universidad hizo puente y no trabaja desde el viernes en la tarde (hablando de mediocridad: cada que podemos, alargamos los feriados…).

  8. El Apestado Says:

    ¡Tres pedos por la Constituyente!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: